Remedios caseros para el asma

El asma es un término griego que significa “respiración del jadeo o entrecortada”.

Es una enfermedad crónica respiratoria caracterizadapor dificultad para respirar debido al estrechamiento de los bronquios y los bronquíolos  Se presenta con frecuencia en personas alérgicas.


Las crisis asmáticas suelen ocurrir en primavera y otoño o con condiciones climáticas adversas como cuando se presentan tormentas y en algunos solamente el aire frío puede ocasionarles este mal.

A veces es causado, igualmente, por la hiperventilación, algunos medicamentos o químicos, los ejercicios físicos agotadores, hipoglucemia, infecciones respiratorias (bronquitis), las emociones intensas y emotivas (pánico o ansiedad, preocupaciones y angustias), el pelaje de animales (gatos, perros, conejos, etc.), humo del tabaco, polvo en la casa o aditivos de comidas comerciales (meta bisulfitos, glutamato monosódico, caseinato sódico y cálcico).

Los síntomas del asma más comunes son:

    Pulso rápido, más de 90 pulsaciones por minuto.
    Tos y expectoración.
    Dificultad al respirar.
    Silbidos al exhalar el aire y no al inhalarlo.
    Disnea o fatiga

Evidentemente, el asma debe ser objeto de una observación médica. Sin embargo, existen algunos remedios naturales para el asma, utilizados en la antigüedad, y que pueden ser empleados de forma complementaria siempre que el doctor lo estime conveniente.

 

Remedios populares

Remedio para el asma #1:  Preparar una tisana con tres gramos de pétalos de amapola en un litro de agua hirviendo y tomarse dos cucharadas cada hora.

Remedio para el asma #2: Hacer vapores de hojas de salvia secas y ligeramente picadas.

Remedio para el asma #3: Aplicar un cataplasma de barro caliente sobre el pecho por 20 minutos sin que se enfríe y enjuáguese con agua caliente.

Remedio para el asma #4: Consumir 1/4 vaso de extracto de ortiga con una cucharada de aceite de oliva en las mañanas.

Remedio para el asma #5: Tomar baños de sol donde no corre mucho viento y puede aprovechar mejor los rayo solares.

Remedio para el asma #6: Hacer masajes de ungüento en la espalda y pecho a base de eucalipto, luego debe abrigarse con poco papel blanco (pecho y espalda), chompa por una hora, luego sacarle el papel.
   
Remedio para el asma #7:  Tomar un par de tazas de café fuerte o cocoa en caso de la persona se encuentre ante un ataque inminente de asma sin tener a la mano un inhalador.

Remedio para el asma #8: Tomar regularmente leche de cabra.

Remedio para el asma #9 Beber todas las noches una taza de una infusión que contenga 20 g de hisopo por litro de agua la cual previene los ataques de asma o, al menos, mitiga sus efectos

Remedio para el asma #10 Comer cebollas asadas en ayunas y antes de dormir.

Remedio para el asma #11 Consumir un diente de ajo remojado en miel.

Remedio para el asma #12  Tomar a diario un vaso pequeño de zumo de zanahoria.

Remedio para el asma #13 Hervir una taza de leche durante 5 minutos y añadir, al llevar al punto de ebullición, 5 ramas de apio.  Retirar del fuego, colar y tomar en ayunas.

Remedio para el asma #14 Hervir algunas pencas de sábila o aloe vera, previamente picadas, en una olla con medio litro de agua. Retirar del fuego  y respirar el vapor. 

Remedio para el asma #15 Mezclar 2 cucharadas de jugo de limón, 2 de jugo de cebolla y 1 de miel.  Luego, calentar a baño de maría.  Tomar este remedio dos veces al día.

Remedio para el asma #16: La matricaria es una hierba muy usada, desde hace siglos, por sus propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias y calmantes. Por  ello, resulta un remedio eficaz (disponible en nuestra tienda) para aliviar el asma.

 

Recomendaciones

Recomendaciones para prevenir problemas asmáticos:

Lograr un ambiente relajado para el enfermo asmático, intentando no exteriorizar la angustia que la crisis provoca en el ambiente familiar.

Mantener bien hidratado al asmático para que sus secreciones mucosas sean fluidas y fáciles de expulsar.

Si el asmático es una persona muy emocional, debe tratar de cambiar la forma de manejar los problemas o alegrías, ya que puede desencadenarle un ataque.

Respirar por la nariz y no por la boca sobre todo cuando hace ejercicio, ya que seca la parte de atrás de su garganta y al enfríarlo puede desencadenar el asma.  De allí que nadar sea un excelente ejercicio, ya que la boca permanece por más tiempo cerrada y más húmeda.  Igualmente, es bueno todo ejercicio que requiera un menor esfuerzo físico como béisbol, tenis, golf.

Incluir alimentos como  pescado grasoso, frutas y verduras (principalmente aquéllas con alto contenido de la vitamina C antioxidante) en la dieta diaria.

 
Evitar los aceites vegetales, como el de girasol, que son ricos en ácidos graso y reducir o eliminar la carne y las grasas de origen animal, excepto las de pescado.


Dejar el vicio del cigarrillo, ya que el humo del tabaco puede ser un irritante que provoca asma al paralizar los diminutos cilios piliformes de las membranas mucosa de las vías respiratorias.  Si el asmático vive con una pesona fumadora quien no puede dejar el vicio, le debe pedir que fume afuera.

No tener mascotas con perros, gatos, loros, etc.  Se recomienda sólo peces.

Cuidarse de los cambios de clima; puede ser un desencadenante del asma.

Eliminar los ácaros del polvo ya que pueden causar ataques de asma.  Se recomienda lo siguiente para elimnarlos o mantenerlos en su mínima expresión:

    Forrar los colchones con cubiertas herméticas a prueba de polvo.
    Lavar las sábanas con agua calliente cada semana
    No poner alfombras
    Usar cortinas lavables
    Evitar objetos que atrapen el polvo
    Cuando esté limpiando áreas con polvo, debe ponerse una mascarilla.

No comer helados ni bebidas extremadamente frías, ya que el frío puede provocarle espasmo bronquial.

Evitar la exposición a sustancias químicas como poliuretano y el uretano usados en la industria del plástico; a los químicos del dry clean y a las resinas de la industria de pinturas.

Usar correctamente los inhaladores.  Si observa que el rocío sale de su boca, está usando mal el aparato.  Tampoco es correcto introducir el aparato en la boca y hacer un par de rápidas nebulizaciones   La forma como debe ser utiizada es manteniendo el inhalador a dos o tres centrímetros de la boca abierta, hacer una respiración profunda y medio segundo después, activar el inhalador.  Siga inhalando y luego mantenga el aliento entres tres a cinco segundos.

 

Es necesario acudir a una consulta médica cuando se observa que el asma está aumentando en cuanto a frecuencia y se está comenzando a tomar más medicamento de lo normal.